viernes, 27 de agosto de 2010

Acuerdos y Desacuerdos

Las universidades estatales y el gobierno llegan finalmente a un acuerdo con respecto al presupuesto para los próximos años…esto demuestra que existe disposición en la actual administración de considerar los distintos puntos de vista sean considerados y sean revisadas las propuestas en pro del avance de nuestro país.

Originalmente, las propuestas parecieron disparatadas para ambos bandos (gobierno-universidades), y fue cuando se dieron marchas organizadas por las universidades en pro de luchar por lo que creían justo para ellos y su propio futuro…y las marchas enhorabuena dieron resultados, se inició nuevamente el diálogo y se llegó a importantes acuerdos…siempre he creído que uno debe luchar por sus derechos de una manera pacífica y sobre todo, buscar el consenso de las partes como en este tipo de situaciones.

Sin embargo, nos encontramos en los últimos dos días con que los sindicatos de las universidades y los gobiernos estudiantiles de éstas no están de acuerdo con lo que los rectores negociaron con el gobierno, y lejos de buscar un acuerdo, se han dispuesto a lo que se le ha llamado “tomar” edificios en las sedes universitarias e inclusive irrumpir, en las sesiones de los concejos de las universidades, vociferando y de manera poco culta, más bien como con su ira, queriendo hacer caer a los otros en el juego de la violencia…una actitud que me parece poco profesional de parte de los que son “más educados”, sin tratar de entender las razones de por qué se llegó al acuerdo, cuáles fueron los racionales de este y, de una manera civilizada, exponer los puntos de vista que se tienen, en favor o en contra del mismo.

Me da pena (ajena) ver que estas son las personas que se “colan” y mueven nuestras universidades estatales, buscando la discordia en vez de la concordia y que se vuelven cabecillas de grupos cuyo único fin pareciera ser, el buscar el pleito con los otros, porque nunca están contentos con los puntos medios, que son, al fin y al cabo, la resultante de una negociación entre partes…¡cuánto les falta por aprender de urbanidad y de humildad a estas personas que según ellos buscan un bien común, y que más bien se convierten en “lideres” negativos y nocivos para nuestras instituciones!

No soy producto de las universidades públicas, por razones de índole personal que no viene al caso mencionar, pero marché, en determinado momento, porque se cumpliera lo que consideré era lo justo y bueno, no solo para mí, sino para el futuro de mi país, y estoy a favor de que este tipo de manifestaciones se den de manera tranquila, sin vociferaciones y ante todo, sin faltar al respeto de los seres humanos, que es uno de los valores que debemos de tener en nuestras vidas, uno de nuestros nortes, y que sin él, Dios sabe a dónde iremos a llegar.

Ojalá este tipo de manifestaciones se detenga y aprendamos a respetar las decisiones de otros, y si no las compartimos, aprender a que podemos hacer trincheras para lograr lo que consideramos justo, de otra manera, y no con la violencia en que envuelven organizaciones que bajo la sombrilla de lo que llaman “el bien común” y engatusan y engañan a algunos, haciéndoles creer que es lo correcto. Analicemos primero, antes de actuar; y cuando actuemos, hagámoslo de manera civilizada y bajo los principios de las normas de urbanidad que nos deben regir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada